Detectives, la nueva y la vieja escuela

La profesión del Detective Privado ha cambiado de manera radical, y lo seguirá haciendo en pos de la mejora de los servicios a prestar. Es indudable que las nuevas tecnologías han irrumpido para esta mejora de manera explícita en casi la totalidad de los casos que un detective privado lleva a cabo. Pero como todo, debe entenderse de manera cabal y marcarse como objetivo la optimización de estos recursos.

Debe comprenderse que, todas las mejoras existentes son auxiliares específicas del todo, es decir, de la investigación. No puede tomarse como compartimentos estancos, en el cual, el detective se encierra en su despacho y realiza todos sus hallazgos encomendándose a las nuevas tecnologías. Estas ayudan sobremanera en diferentes aspectos, investigación preliminar, por ejemplo en las redes sociales, optimización de recursos materiales,… Pero es indudable que el trabajo de calle, a día de hoy , es insustituible. Mejorado por la tecnología, pero insustituible en su génesis.

El paradigma del trabajo de calle de un detective son los seguimientos. Gracias a los nuevos recursos, estos se realizan de manera diferente a hace algunos años. Las nuevas cámaras, grabadoras,… hacen que, por ejemplo, la distancia a la que el investigador debe realizar su trabajo pueda ser mucho más amplia, reduciendo la probabilidad de ser descubierto. Pero debe estar ahí, en la calle, para hacerlo.

Ya sea a pie o en vehículo a motor los seguimientos seguirán siendo fundamentales, el contacto directo con el investigado es de vital importancia, ya que, no solo permitirá aportar fotografías, que sí pueden ser conseguidas por ejemplo en la redes sociales, sino que también ayudarán a obtener conocimiento de las conductas, movimientos,… del sujeto investigado y esto será de vital importancia sobre todo a la hora de la ratificación en sede judicial, acto de vital importancia del trabajo de un detective privado.

Puede plantearse una duda cuando la investigación es meramente de “despacho”, pero una prueba fotográfica o videográfica, obtenida por un detective, es mucho más que una fotografía o un vídeo, ya que, cuando por ella se le pregunte, el detective podrá explicar el antes, el después y todo el desarrollo vivido para obtener dicha prueba, y eso va inexorablemente unido al trabajo de calle. Las esperas, los seguimientos.

Es por ello que, a pesar que la tecnología hace del trabajo de detective algo “más fácil”, lo que podría denominarse “la vieja escuela”, los seguimientos, esperas, plantones,… deben formar parte del día a día del trabajo, debe seguir siendo el eje fundamental de la investigación, entendiendo que toda mejora es auxiliar al objetivo final, obtener las pruebas para las que fuimos contratados.